Memoriabcn

Barrios de Barcelona: Historia del s. XX

Sants-Montjuïc

SITIOS DE LA RUTA


El Castillo de Montjuïc se ha ido constituyendo como un espacio de memoria a lo largo de los tiempos. A menudo es identificado como símbolo de represión, ya que en el siglo XIX la ciudad fue bombardeada en dos ocasiones desde este lugar. Con el estallido de la Guerra Civil española (1936-1939), en el castillo se encarcelaron y ejecutaron militares de personas que apoyaron la sublevación contra la República. Y con la ocupación de Barcelona por las tropas franquistas, se convirtió en un espacio fundamental de la represión practicada por el nuevo régimen.La fortaleza se convirtió en prisión militar y se practicaron varias ejecuciones, entre otras la del presidente de Cataluña, Lluís Companys.

El Castillo de Montjuïc, edificado en 1694 donde había habido un fortín militar desde 1640, es un lugar de la ciudad identificado como espacio de represión. En 1842 el general Espartero ordenó que desde este punto se bombardeara Barcelona para sofocar un levantamiento revolucionario y al año siguiente el general Prim ordenó otro bombardeo sobre la ciudad. A finales del siglo XIX en este lugar se encarceló y ejecutó a numerosos obreros que participaron en actos de violencia anarquista, y en 1909 se encerró a los detenidos durante la Semana Trágica.

En 1936, con el estallido de la Guerra Civil, el Comité Central de Milicias Antifascistas -organismo creado en el mes julio para organizar las fuerzas que lucharon contra el alzamiento militar en Cataluña y en el frente de Aragón- tomó posesión del Castillo de Montjuïc, pasando así a titularidad catalana por primera vez en época contemporánea. La intención del Comité era superar la memoria del castillo vinculada a la injusticia y la opresión para convertirlo en un escenario que representara el antifascismo y la defensa de las libertades. Sin embargo, siguió teniendo una función represiva ya que se encarcelaron y ejecutaron militares que apoyaron la sublevación militar contra la República. A partir de los Fets de Maig (Hechos de Mayo) de 1937, cuando el gobierno central asumió las competencias de orden público y defensa que hasta el momento correspondían a la Generalitat, el castillo pasó a depender del Ejército del Este y continuó siendo un espacio de represión. En un año fueron fusiladas 173 personas acusadas de traición y de espionaje contra la República.

Con la ocupación de Barcelona, el 26 de enero de 1939, el castillo fue tomado por las tropas franquistas y se convirtió en centro de detención, sobre todo de soldados republicanos. Pero a finales de febrero entró en funcionamiento el campo de concentración de Horta, donde se trasladaron todos los reclusos del castillo y, así, este pasó a ser exclusivamente prisión militar. Aunque los fusilamientos masivos del franquismo en Barcelona se llevaron a cabo en el campo de la Bota, en el castillo de Montjuïc se produjo uno muy simbólico, el del presidente Lluís Companys, detenido en Francia por las fuerzas ocupantes alemanas y entregado a las autoridades franquistas. Companys fue ejecutado en el foso de Santa Elena del castillo el 15 de octubre de 1940.

El recinto se mantuvo como prisión militar hasta 1960, cuando fue cedido a la ciudad pero bajo la dirección del Ejército de Tierra. No fue hasta 2007 que el castillo fue cedido completamente al Ayuntamiento de Barcelona. Hoy el castillo de Montjuïc se puede visitar, cuenta con un centro de interpretación que aloja una exposición permanente para conocer la historia de este espacio.

Localización: Avenida del Castell s/n || Coordenadas: (LAT, LONG): 41.363328594, 2.166134883

  • Periodos:
  • II República
  • Guerra Civil
  • Dictadura
  • Transición
Memoriabcn