Memoriabcn

Barrios de Barcelona: Historia del s. XX

Sants-Montjuïc

SITIOS DE LA RUTA


En el Fossar de la Pedrera del cementerio de Montjuïc, hoy un espacio de memoria dignificado, fueron enterrados entre 1939 y 1952 cerca de 1.700 fusilados por el régimen franquista. Se trataba de personas acusadas de rebelión militar por los tribunales militares del nuevo régimen, que ejerció una dura represión contra las personas que habían apoyado a la República.

En la cantera Moragas, también conocida como Fossar de la Pedrera, durante años fueron enterrados los cuerpos de gente sin recursos, de personas sin identificar y, durante la Guerra Civil, también se enterraron víctimas de la represión en la retaguardia así como de los bombardeos fascistas. Pero es un espacio conocido sobre todo porque, después de la guerra,en él se dio sepultura a las personas fusiladas en Barcelona por las autoridades franquistas.

Con la entrada de las tropas franquistas en la ciudad, se inició una dura represión que afectó sobre todo a miembros de partidos poítics, de sindicatos y de organizaciones que habían apoyado a la República. Personas que fueron detenidas y juzgadas en un consejo de guerra con resultado de condena por rebelión militar. Los sentenciados a muerte eran normalmente fusilados en el Campo de la Bota y posteriormente sus restos eran trasladados hasta aquí dentro de cajas de madera que se lanzaban a un hoyo y que eran cubiertas con cal viva y tierra para que la putrefacción de los cuerpos se produjera lo más rápidamente posible.

Una vez llevada a cabo la ejecución, los familiares delas víctimas podían trasladarse hasta el cementerio de Montjuïc para identificar los cuerpos antes de ser enterrados, pero a menudo los familiares no se enteraron hasta que estos ya eran sepultados. A veces se daba permiso a la familia para enterrar los cuerpos en un nicho particular, pero normalmente eran destinados a la fosa común del Fossar. Los que no eran identificados o aquellos que el cura de la prisión acreditaba que no se habían confesado antes de morir, iban directamente a la fosa común. El mismo Lluís Companys, presidente de la Generalitat de Cataluña fusilado en el Castillo de Montjuïc el 14 de octubre de 1940, debía ser enterrado en el Fossar pero su hermana llegó a tiempo para identificar el cuerpo y pedir que lo enterraran en un nicho que había alquilado. Finalmente el presidente fue enterrado en el nicho familiar pero con una placa donde no constaba su nombre para evitar que la tumba se convirtiera en un espacio de conmemoración porparte de los que habían defendido la República y las libertades de Cataluña.

En 1953, en el Fossar dejaron de ser sepultados los fusilados por el franquismo y el lugar quedó medio abandonado aunque se continuaba enterrando a indigentes y cadáveres sin familiares que se hicieran cargo. En 1976, muerto el dictador, se hizo el primer acto en memoria de los que estaban enterrados en este lugar, ya que durante la dictadura había estado prohibido cualquier tipo de homenaje. En 1985 se dignificó el espacio con un proyecto de la arquitecta Beth Galí que comprende el mausoleo del presidente Lluís Companys, un conjunto de columnas con los nombres de las víctimas de la represión (aunque algunas no están enterradas aquí) y una gran zona ajardinada con lápidas singularizadas que incluye un recuerdo a todas las víctimas del Holocausto. El Fossar se puede visitar libremente o a través de rutas guiadas que ofrece el cementerio de Montjuïc.

Localización: Calle de la Mare de Déu del Port, 56-58 (Cementerio Sud-Oest Montjuïc) || Coordenadas: (LAT, LONG): 41.356039069, 2.148570610

  • Periodos:
  • II República
  • Guerra Civil
  • Dictadura
  • Transición
Memoriabcn