Memoriabcn

Barrios de Barcelona: Historia del s. XX

Nou Barris

SITIOS DE LA RUTA


La plaza Salvador Puig Antich permite contemplar la ciudad de Barcelona desde las alturas. El mirador está situado en el barrio de Roquetes, escenario de importantes luchas vecinales durante la década de 1970. A finales del franquismo, el vecindario reclamó mejoras de los accesos en transporte público y se iniciaron fuertes protestas que incluyeron varios secuestros de autobuses.

Este punto de Nou Barris está dedicado a Salvador Puig Antich, el último catalán ejecutado por el franquismo. Puig Antich era miembro del Movimiento Ibérico de Liberación (MIL) cuando en 1973 fue detenido en medio de un tiroteo con la policía en un portal de la calle Girona, en el Eixample. Fue juzgado por un tribunal militar y condenado como culpable de la muerte del subinspector Francisco Anguas Barragán durante un juicio que no tuvo las mínimas garantías procesales. Finalmente, Puig Antich fue ejecutado en la cárcel Modelo el 2 de marzo de 1974 a la edad de 25 años. La plaza fue bautizada con su nombre en 2006, pero no fue hasta 10 años más tarde cuando se colocó una placa y se inauguró una escultura-mirador que evoca el paso del encarcelamiento a la libertad. Fue en marzo de 2016 coincidiendo con el 42º aniversario de su ejecución.

El mirador está emplazado en el barrio de Roquetes, una de las zonas de la ciudad que durante el franquismo aumentó exponencialmente su población al recibir a buena parte de quienes llegaban a la ciudad buscando un futuro mejor. A inicios de la década de 1960 los vecinos y vecinas comenzaron a reclamar servicios básicos como escuelas, equipamientos sanitarios o transporte público, pero las propuestas vecinales fueron rechazadas por la administración.

En 1969 los vecinos solicitaron a la empresa Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) la ampliación de varias líneas de autobús hasta la parte alta de Roquetes, pero la empresa argumentó que era imposible debido a que algunas calles no estaban asfaltadas. Entonces representantes vecinales de Roquetes y Verdun decidieron, como medida extrema, secuestrar un autobús y obligarle a subir hasta lo alto del barrio para demostrar que no existían impedimentos urbanísticos. La protesta no consiguió una respuesta positiva hasta el mes de mayo del año 1974, cuando ampliaron la línea 11, solución que resultaba insuficiente. Por este motivo el verano del mismo año los vecinos y vecinas continuaron con el secuestro de autobuses. Las protestas vecinales fueron efectivas, ya que el mes de julio de 1974 las líneas 11 y 112 prolongaron su recorrido, y poco después se creó una nueva línea que conectaba el barrio de Gràcia y la plaza de Llucmajor.

Otros barrios cercanos a Roquetes siguieron el ejemplo para reivindicar mejoras en su zona. En 1977 los vecinos de Prosperitat secuestraban un autobús de la línea 12 y lo hacían pasar por la plaza Sant Jaume y por la casa del alcalde de Barcelona en aquel momento, José María Socías Humbert, para reclamar la erradicación del chabolismo en la plaza de Santa Engracia.

El último secuestro conocido tuvo lugar el 7 de mayo de 1978 en Torre Baró, cuando Manuel Vital, conductor de autobuses de TMB y destacado líder vecinal "secuestró" el mismo autobús que conducía y lo encaminó hasta Torre Baró . Durante el itinerario subieron al vehículo personas de los barrios vecinos para apoyar la reivindicación. Meses después, la línea 47 se prolongó hasta el barrio de Canyelles.

Localización: Plaça Salvador Puig i Antich || Coordenadas: (LAT, LONG): 41.450628000, 2.177784000

  • Periodos:
  • II República
  • Guerra Civil
  • Dictadura
  • Transición
Memoriabcn