Memoriabcn

Barrios de Barcelona: Historia del s. XX

Nou Barris

SITIOS DE LA RUTA


La celebración del Congreso Eucarístico en Barcelona en 1952 comportó la destrucción de numerosos grupos de chabolas y la construcción de todo un polígono de casas baratas para acoger a un gran número de personas provenientes de otros puntos del país que habían llegado a Barcelona buscando un futuro mejor. Con el paso del tiempo, la mala calidad de los pisos y las carencias del entorno provocaron un fuerte movimiento vecinal que reclamó importantes mejoras para el barrio de Verdun.

En 1952 Barcelona acogió el XXXV Congreso Eucarístico, el primer evento internacional que se celebraba en la España franquista. Este acto fue visto por las autoridades como el fin del aislamiento internacional y como una oportunidad para ofrecer una nueva visión del país, al tiempo que reforzaba los vínculos entre el franquismo y la Iglesia Católica.

Ante la llegada de más de 700.000 personas a la ciudad, el gobierno quiso ocultar los barrios de chabolas situados cerca de la Diagonal, donde debían organizarse los principales actos. Las barriadas de Santa Gemma, de la calle Numancia, de la Avenida Madrid y del entorno del Palau de Pedralbes fueron derribadas rápidamente y sus habitantes trasladados en un tiempo récord. El gobernador civil de Barcelona, ​​Felipe Acedo Colunga, impulsó un proyecto urbanístico inspirado en la estructura del penal de Burgos que pronto sería conocido como las "Viviendas del Gobernador" y que estaba situado en una zona no urbanizada del barrio de Verdun.

El polígono fue construido en sólo dos meses pero no fue oficialmente inaugurado hasta el 10 de julio de 1953. En ese momento ya se habían trasladado a vivir al barrio familias provenientes de otras zonas de chabolas, como el Somorrostro, Poble-sec o Montjuïc. Las 906 viviendas debían acoger hasta 5.500 personas y tenían unas dimensiones muy reducidas, de unos 20m2, y además los materiales de construcción eran de muy mala calidad. Pronto surgieron problemas como goteras y deficiencias en la instalación eléctrica y las tuberías de agua, de ahí que fueran conocidas popularmente como las "casitas de papel".

El nuevo barrio tenía un carácter militar que iba más allá de la estructura arquitectónica. Había un servicio de vigilancia que controlaba la vida de los vecinos y les obligaba, entre otras vejaciones, a levantarse los días festivos a primera hora de la mañana a limpiar las calles, y que prohibía alojar a cualquier persona que no estuviera censada en el piso (ni siquiera familiares). Las condiciones del entorno tampoco eran las adecuadas: las redes de alumbrado y alcantarillado eran deficientes, no había espacios verdes, centros sanitarios ni guarderías y el único autobús que llegaba era privado.

En el año 1966 las familias fueron forzadas a comprar los pisos que hasta entonces tenían alquilados, con la amenaza de que si no lo hacían los perderían. La privatización permitiría a las autoridades municipales desentenderse de cualquier responsabilidad sobre el estado de los edificios. En 1976 el Plan Comarcal calificó las casas del Gobernador como zona a remodelar, desencadenando numerosas exigencias por parte de la Asociación de Vecinos de Nou Barris. Los vecinos y vecinas reclamaban viviendas nuevas a cambio de abandonar los pisos. La Asociación de Vecinos de Verdum forzó al Ayuntamiento a firmar un convenio con el Ministerio de Obras Públicas para remodelar el barrio y, finamente, en 1994 se entregaron las primeras 40 llaves de un proyecto que no se terminó completamente hasta 2007.

Localización: Carrers Almansa, Via Favència, Viladrosa i Mas Duran || Coordenadas: (LAT, LONG): 41.443696000, 2.176830000

  • Periodos:
  • II República
  • Guerra Civil
  • Dictadura
  • Transición
Memoriabcn