Memoriabcn

Barrios de Barcelona: Historia del s. XX

Gràcia

SITIOS DE LA RUTA


La confluencia de la avenida Diagonal con el paseo de Gracia se ha ido constituyendo como un espacio de memoria a lo largo de los años. El obelisco que hay en el centro ha cambiado su significado en varias ocasiones mientras que la plaza recibía diferentes nombres.

A inicios del siglo XX esta plaza era conocida popularmente como el Cinco de Oros, por la imagen que formaban la rotonda central y unas isletas laterales que recordaban la figura del juego de cartas. El 12 de abril de 1936 se inauguró, un monumento a la figura de Francesc Pi i Margall, político catalán y presidente de la Primera República española. Se erigió el obelisco de los arquitectos Adolf Florensa y Josep Vilaseca, que fue coronado con la escultura "Flama" de Josep Viladomat, de una mujer desnuda con un ramo de laurel en la mano que representaba la República. En la parte inferior del monumento se colocó un medallón con la efigie de Pi i Margall.

Pocos meses después, durante el levantamiento militar del 19 de julio de 1936 en Barcelona, el Cinco de Oros fue escenario de los primeros enfrentamientos entre los militares rebeldes de los cuarteles de Pedralbes y Sant Andreu, y militantes obreros que defendían la República. Y en 1938, avanzada ya la guerra, en esta plaza se despidió a los hombres y mujeres voluntarios de las Brigadas Internacionales para agradecerles su lucha contra el fascismo.

Terminada la guerra, con la victoria franquista, el Ayuntamiento rebautizó la plaza con el nombre de la Victoria y se retiraron el medallón de Pi i Margall y la escultura de la República. Al pie del obelisco se instaló un escudo de la Falange y la escultura que había quedado en segundo lugar cuando se hizo el concurso para el monumento original, obra de Frederic Marès, que también representaba una mujer, esta con el brazo alzado. Un águila imperial culminaba el obelisco, de ahí que popularmente se la denominara la "plaza del loro". El 26 de enero de 1940, primer aniversario de la ocupación franquista de Barcelona, ​​se inauguró el monumento, uno de los primeros ejemplos del monumentalismo propagandístico al servicio del régimen.

Con la victoria de las fuerzas aliadas en la Segunda Guerra Mundial, Franco optó por retirar parte de la simbología fascista del espacio público. En el caso del Cinco de Oros, retiró el águila y el emplazamiento pasó a ser conocido como la "plaza del lápiz". Durante la posguerra, el monumento no se escapó de las acciones de protesta de los movimientos antifranquistas, y durante la transición fue escenario de varias manifestaciones en favor de las libertades y la amnistía. Con la recuperación de la democracia, el 14 de diciembre de 1979, la inscripción que homenajeaba los militares sublevados y el escudo franquista fueron arrancados por un grupo de personas. Y el 27 de febrero de 1981, la plaza recibió el nombre oficial de Juan Carlos I, entonces rey de España.

En 1990, la escultura original republicana "Flama" volvió al espacio público, pero fuera de su emplazamiento, en la plaza de Llucmajor del distrito de Nou Barris (actualmente plaza de la República). En cuanto a la estatua de la Victoria de Frederic Marès, no fue retirada del pie del obelisco hasta el año 2011, en cumplimiento de la llamada ley de la memoria histórica. Finalmente, el año 2017 el Ayuntamiento de Barcelona cambió la denominación de la plaza por la de Cinco de Oros, recuperando así el nombre popular, donde instaló dos paneles informativos que explican la historia de la plaza.

Localización: Pl. Joan Carles I || Coordenadas: (LAT, LONG): 41.383379732, 2.145296135

  • Periodos:
  • II República
  • Guerra Civil
  • Dictadura
  • Transición
Memoriabcn