Memoriabcn

Rutas históricas por los barrios de Barcelona (siglo XX)

Gòtic y Raval

SITIOS DE LA RUTA


La plaza de Catalunya fue el escenario de varios hechos destacados durante la Guerra Civil. El 19 de julio de 1936, los militares sublevados que salieron de los cuarteles de Barcelona fueron frenados aquí por las fuerzas fieles a la República. Meses más tarde, el 3 de mayo de 1937 el intento de ocupación del edificio de la Telefónica por parte de las fuerzas de orden de la Generalitat, derivó aquí en enfrentamientos armados, este episodio es conocido como Els Fets de Maig (Los Hechos de Mayo). En las décadas subsiguientes la plaza, como epicentro de la ciudad, fue escenario de varias manifestaciones y actos públicos: desde muestras de adhesión al régimen franquista hasta las manifestaciones en favor de la libertad que tuvieron lugar a finales del franquismo y durante la Transición.

El 19 de julio de 1936, las tropas militares rebeldes salieron de los cuarteles para tomar el control de la ciudad. Bajo las órdenes del comandante López-Amor llegaron a la plaza de Catalunya a las ocho de la mañana, donde hubo un fuerte enfrentamiento con los guardias de asalto republicanos, que tuvieron que retirarse. Los sublevados atacaron el edificio de la Telefónica -situado en la esquina de la plaza con el Portal del Ángel- donde la sección del teniente Perales de la Guardia de Asalto, resistió en las plantas superiores hasta el final los combates. A las nueve de la mañana los militares tenían controlados todos los edificios de la plaza, pero a las dos de la tarde la situación cambió. La Guardia Civil, que se mantuvo fiel a la República, contraatacó apoyando a las fuerzas de asalto que ya habían logrado ocupar posiciones infiltrándose por los túneles del metro, donde detuvieron a López-Amor. El asalto a los diversos espacios controlados por los fascistas se realizó con la ayuda de voluntarios civiles. Las piezas de artillería capturadas fueron de gran ayuda, y se recuperó el control del Casino Militar, el edificio de la Telefónica y el Hotel Colón. A las cuatro de la tarde los enfrentamientos habían finalizado en este punto de la ciudad. La plaza presentaba un paisaje desolador, cubierta de cadáveres de soldados, de guardias y de ciudadanos anónimos, así como un gran número de caballos muertos.

Otro hecho destacable sucedió en la plaza el 3 de mayo de 1937, durante los llamados Fets de Maig (Hechos de Mayo), cuando se enfrentaron entre sí las diferentes fuerzas antifascistas de Cataluña. Por un lado las fuerzas de orden público de la Generalitat y militantes del PSUC, la UGT y Estatat Català, y por otro militantes de la CNT-FAI y del POUM. El consejero de gobernación de la Generalitat, Artemi Aiguader, ordenó la ocupación del edificio de la Telefónica para echar a los anarcosindicalistas de la CNT-FAI, que tenían el monopolio de las comunicaciones telefónicas. Hubo una fuerte resistencia armada, pero a las tres de la tarde 200 guardias de asalto ocuparon la primera planta del edificio, mientras la CNT-FAI hacía un llamamiento a todos sus militantes para defenderlo y para iniciar una huelga general. La lucha en las calles fue intensa por toda la ciudad, especialmente los días 4 y 5. El día 6 de mayo el gobierno central de la República envió 5.000 guardias de asalto a Barcelona para pacificar la situación. Se llegó a un acuerdo por el cual la CNT-FAI dejaría el edificio de la Telefónica y luego lo haría la Guardia de Asalto, pero cuando los anarcosindicalistas cumplieron el pacto, las fuerzas de la Generalitat y la UGT aprovecharon la situaciòn para ocupar el edificio. Por la noche se llegó a un acuerdo definitivo entre los anarquistas y el Gobierno para dejar las armas. Se calcula que hubo entre 280 y 500 muertos y más de mil heridos.

Hoy en la plaza hay un monumento a Francesc Macià, obra de Josep Maria Subirachs, inaugurado en 1991 y sufragado en parte por una colecta popular realizada por el diario Avui que desde 1977 impulsó la idea. Macià, que el 14 de abril de 1931 proclamó desde el balcón de la Generalitat "la República Catalana dentro de una federación de repúblicas ibéricas", fue el primer presidente de la Generalitat de Cataluña recuperada con la llegada de la Segunda República. Murió el día de Navidad de 1933 y su entierro provocó una extraordinaria manifestación de duelo por parte de los ciudadanos, que acompañaron el féretro en un largo cortejo por el centro de la ciudad hasta el cementerio de Montjuïc.

Localización: Plazade Catalunya || Coordenadas: (LAT, LONG): 41.386992529, 2.170030957

  • Periodos:
  • II República
  • Guerra Civil
  • Dictadura
  • Transición
Memoriabcn