Memoriabcn

Barrios de Barcelona: Historia del s. XX

Eixample dret

SITIOS DE LA RUTA


El 11 de septiembre de 1977 se celebró la manifestación más multitudinaria que nunca había tenido lugar en Cataluña. Los manifestantes se dirigieron hasta los pies de este monumento en homenaje a Rafael Casanova, 38 años después de ser retirado por las autoridades franquistas.

La estatua de Rafael de Casanova, héroe de la defensa de Barcelona durante el asedio borbónico de 1714, es obra de Rossend Nobas, que la esculpió con motivo de la Exposición Universal de Barcelona del año 1888. Originalmente la escultura estaba situada en el actual paseo de Lluís Companys, que era la principal vía de entrada al recinto de la Exposición en el Parque de la Ciutadella, y no fue trasladada hasta 1914 al emplazamiento actual, donde se cree que Casanova cayó herido. La estatua se convirtió a partir de 1897 en lugar de reunión de los ciudadanos que cada 11 de septiembre -fecha de la caída de Barcelona ante las tropas borbónicas- querían hacer evidente su sentimiento nacionalista catalán con una ofrenda floral.

A finales de la Guerra Civil española (1936-1939), las autoridades franquistas que habían ocupado la ciudad retiraron la estatua el 12 de abril de 1939 para encerrarla en un almacén. A pesar de que el nuevo régimen prohibió cualquier manifestación catalanista en el lugar del monumento, las ofrendas florales y la exhibición de banderas continuaron presentes cada 11 de septiembre durante toda la dictadura, no sin fuertes represalias. Años más tarde, con la muerte del dictador en 1975 y el inicio de la transición democrática, la sociedad y los partidos políticos reclamaron la recuperación de los símbolos de la cultura catalana y en diciembre de 1976 se dio luz verde a la recuperación de los monumentos retirados durante la dictadura. El 27 de mayo de 1977 se colocaba la estatua de Rafael Casanova en su pedestal.

El 11 de septiembre de 1977 tuvo lugar la manifestación más multitudinaria que nunca se había vivido en Cataluña a lo largo del Passeig de Gràcia. Se habló de un millón de personas, aunque una valoración más precisa apuesta por una cifra de 750.000 asistentes. La cabecera de la manifestación, formada por representantes de las fuerzas políticas del país, llegó hasta el monumento donde se depositaron varias ofrendas florales. A pesar de ser de carácter pacífico, la manifestación terminó con la muerte del joven Carlos Gustavo Frechen por el impacto en la cabeza de una bala de goma disparada por la policía, un cuerpo que durante la Transición actuó violentamente contra los manifestantes que reclamaban las libertades propias de una democracia.

En 1980, después de las primeras elecciones democráticas al Parlamento de Cataluña, el 11 de septiembre fue declarado Día Nacional de Cataluña.

Localización: Calle Alí-Bei con Ronda de Sant Pere || Coordenadas: (LAT, LONG): 41.390911234, 2.177624361

  • Periodos:
  • II República
  • Guerra Civil
  • Dictadura
  • Transición
Memoriabcn